Los sistemas de información, claves para el rendimiento corporativo

El rendimiento corporativo se basa en el buen funcionamiento de la empresa, y en su capacidad para adaptarse a los cambios, y a los movimientos de la competencia.

Aplicaciones de Rendimiento Corporativo

Rendimiento Corporativo en la Empresa

Tanto el buen funcionamiento de todos los engranajes de una compañia como esta capacidad de adaptación, rápida a ser posible, a los cambios del entorno en que se mueve, hoy en día es impensable sin el soporte de los Sistemas de Información, aplicaciones informáticas que son capaces de automatizar y facilitar muchas de las tareas de las empresas operativas que se llevan a cabo diariamente en una empresa, que mantienen bases de datos que registran la información de actividades, procesos y tareas, y que organizan esa información para proveer a analistas de negocio y directivos con herramientas que les permitan ‘navegar’ por la información, realizar procesos de análisis y tomar decisiones de negocio fundamentadas.

Y si las herramientas permiten realizar estimaciones o previsiones basadas en los datos recogidos hasta el momento, mayor será la capacidad de la compañia para anticiparse a los cambios del entorno, a problemas internos que puedan surgir, o simplemente a detectar  oportunidades de mejora.

Pero en este párrafo hemos mezclado demasiados conceptos. Los sistemas de información aúnan diversos tipos de herramientas o software empresarial, todas basadas en el manejo de datos, pero cada una orientada a la resolución o la gestión de determinadas tareas. Una distinción que clasifica muy bien al tipo de software empresarial es si su finalidad es dar soporte operativo, ayudar a realizar tareas del día a día, y registrar los movimientos que se producen, o más bien analítico, es decir, ayudar al analista de negocio a estudiar y analizar los datos que registran o producen las aplicaciones operativas, bien organizados, integrados y estructurados para facilitar su comprensión, o la comparación con otros datos procedentes fuentes externas, algo que cada vez aporta más valor, dado que la cantidad de datos e interacciones que se recogen en la red, o en redes sociales, no cesa de crecer a un impresionante ritmo.

Entre los tipos de sistemas de información más orientados a la gestión se encuentran los Gestores Documentales, que permiten almacenar y organizar los documentos electrónicos de las compañías, los gestores de contenidos empresariales (o CMS, Content Management System en inglés), cuya misión es gestionar la creación, modificación, publicación (en intranet, o en la extranet) y acceso de diferentes tipos de contenidos multimedia, o las aplicaciones de Comercio electrónico que dan soporte a la venta en internet, que pueden especializarse en venta a otras compañías (B2B, Business To Business), o venta directa al consumidor (B2C, Business To Consumer).

Las aplicaciones que se encargan de gestionar la operativa de la compañía, registrar diferentes tipos de transacciones, y dar soporte operativo a la mayor parte de los departamentos son los ERP’s que, aunque inicialmente sólo se encargaban de dar soporte a la producción (de ahí el nombre de ERP, Enterprise Resource Planning, o Planificador de Recursos Empresariales), han ido absorbiendo cada vez más funcionalidades y dando soporte a diferentes áreas, de manera que su base de datos conforma el repositorio operativo de la compañía, permitiendo así la gestión integrada de todos los departamentos: almacén, producción, compras, ventas, finanzas, recursos humanos..

Los últimos ERP’s integran incluso módulos de CRM (Customer Relationship Management, o Gestión de la Relacion con los Clientes), que son un tipo de aplicaciones empresariales que hasta ahora se utilizaban de manera independiente,  o incluyen capacidades analíticas, que hasta ahora habían pertenecido también a otro ámbito, el del Business Intelligence o Inteligencia de Negocio.

Los sistemas de información o plataformas de Business Intelligence son las que se dedican a la parte analítica, y utilizan los datos que obtienen de diferentes fuentes, como la base de datos del ERP, que suele ser la fuente de datos principal por razones obvias, para ofrecer a directivos, ejecutivos, y también a mandos intermedios herramientas para detectar tendencias, y también anomalías, para evaluar la buena marcha de cada área, o para tomar decisiones de negocio, o realizar predicciones basadas en datos.

 Imagen cortesía de Watcharakun

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *